Blog

NO VENDA INMUEBLES, CONSOLIDE SU MARCA

Uno de los paradigmas más arraigados en el área de bienes raíces, al menos durante su período clásico, era creer que una agencia inmobiliaria tenía obligatoriamente que trabajar con el único propósito de acumular cifras de las comisiones que ganaban producto de las ventas, alquileres y administración de propiedades de diversa índole, en lugar de procurar el reconocimiento y confianza de los clientes.

Esa idea tuvo seguidores durante una importante porción de tiempo, hasta que se produjo la evolución del mercado, que llevó a los gerentes de empresas de bienes raíces a revisar sus estatutos, principios y manuales de procedimientos, con miras a lograr una adaptación a la nueva dimensión del mercado, particularmente en el caso de aquellas inmobiliarias que operan en Venezuela.

Funcionar con un criterio vertical, cerrado a la innovación, tuvo como resultado la desaparición de aquellas empresas que se negaron a modificar sus esquemas de trabajo; toda persona que se dedique a los negocios debería entender que no es recomendable estancarse en posiciones que no permiten evolucionar, en especial al tratarse del sector inmobiliario, que constantemente requiere una supervisión de aquellos elementos que condicionan la posibilidad de concretar ventas o arrendamiento de propiedades

Atención al cliente

La premisa debe ser mantener la atención en el cliente, con miras a establecer una comunicación permanente que facilite la obtención de información relativa al tipo de propiedad que se requiere en un momento determinado, las inquietudes, dudas y preguntas que pueda tener un cliente acerca de las condiciones para la negociación, establecer prioridades en cuanto al acondicionamiento del inmueble previo a su ocupación, así como cualquier otro aspecto que sea fundamental para tomar la decisión final.

Un agente inmobiliario con criterio debe saber jerarquizar las prioridades de sus clientes, atendiendo cada una de ellas con precisión, impartiendo confianza en cada paso del proceso, de tal modo que sea viable apreciar los detalles inherentes a la negociación, contribuyendo de esa forma al fortalecimiento del vínculo entre el profesional de bienes raíces y su cliente.

Obrando de este modo, se aseguran la fidelidad de sus clientes, el prestigio y respeto hacia su profesión, además de consolidar el posicionamiento de su marca dentro del mercado venezolano, con miras a seguir obteniendo éxitos en cualquier nueva área de negocios que decidan emprender.

Compartir
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SUSCRÍBETE

Holler Box
WhatsApp chat